Tras 8 años sin apoyo de nadie: ANMPIH pide al gobierno la asignación de presupuesto

Aunque anualmente el Go­bierno desembolsa 50 millones de lempiras destinados a la sos­tenibilidad de los Centros de De­sarrollo Empresarial, la Asocia­ción Nacional de Medianas y Pe­queñas Industrias de Honduras (ANMPIH) como organización representativa del sector, en los últimos ocho no ha recibido pre­supuesto para apoyo de sus agre­miados, manifestó su presidenta Esperanza Escobar.

“Demandamos al Gobierno nos incluya en su presupuesto. Nosotros trabajamos voluntaria­mente en el país; somos la única organización mejor estructura­da que tiene vínculos con profe­sionales de alto nivel”.

La directora de la organiza­ción cuestionó que las cámaras de comercio tienen un excelente presupuesto; asimismo el Conse­jo Hondureño de la Empresa Pri­vada (Cohep) recibe una asigna­ción presupuestaria anualmente, de igual forma la Asociación Na­cional de Industriales (ANDI), no así la ANMPIH.

“Si son 50 millones de recur­sos para los centros empresa­riales, al menos un 10 por cien­to, que equivale a cinco millo­nes, deberíamos de estar reci­biendo”, dijo.

SECTOR INFORMAL

De su lado, Victorino Carran­za, presidente del Gremio de la Mi­cro y Pequeña Empresa de Hondu­ras (Gremipeh), indicó que al no haber apoyo del Gobierno, los mi­cros y pequeños empresarios se es­tán yendo de a poco al sector infor­mal de la economía.

“Los empresarios agremiados reciben algunos beneficios, pero al no tenerlos naturalmente se irán re­tirando de las organizaciones. Se es­tablecerán a donde no paguen im­puestos, donde no paguen agua ni energía”.

Según Carranza, en los países desarrollados como Israel, Japón e Italia, las microempresas manejan el Producto Interno Bruto (PIB). “En Honduras no somos la excep­ción, ya que a nivel nacional gene­ramos un millón 800 mil empleos, por tanto, demandamos apoyo del Gobierno.

Recordó que desde el 2008, me­diante decreto el Gobierno aprobó la asignación de fondos para pro­gramas de financiamiento que de­ben ser distribuidos en organiza­ciones que están legalmente orga­nizadas, pero ese acuerdo ha sido incumplido.

“Es una cantidad mínima para satisfacer las necesidades de los pequeños empresarios. Pero si se recibiera serviría como capital se­milla”, dijo.

Agregó que para volverse com­petitivos necesitan programas de financiamiento a baja tasa de inte­rés, tomando como referencia otros países de Centroamérica, donde re­ciben créditos a tasas de entre 6 y 7 por ciento de interés, “algunos es­tamos con una cooperativa que nos presta al 24 por ciento; sin embargo, esa no es una solución para noso­tros, porque no nos vuelve compe­titivos con los países de la región”.

DIMENSIONES DE LAS MIPYMES

Las Micro, Pequeñas y Me­dianas Empresas han adquiri­do un dimensionamiento muy especial en el país, pues los hechos demuestran que em­plean el 72% de la población económicamente activa en el ámbito nacional, lo que a su vez representa el 47% del Po­ducto Interno Bruto (PIB).