Modernismo cambia la cara capitalina

El primer elemento urbano construido en Tegucigalpa, con tramos de importancia para el tránsito vehicular, en los últimos años, experimenta cambios en su infraestructura.

Se trata del bulevar Comunidad Económica Europea (CEE), cuyos carriles eran de tierra y su primera modificación fue la pavimentación con concreto hidráulico.

Mide unos 30 kilómetros lineales, comprendidos desde la zona de El Obelisco, hasta el aeropuerto Toncontín.

El arquitecto Dino Rietti dijo que esta ruta es la más importante para la capital, pero que, dado que en su trayecto se forma un enorme congestionamiento, administraciones pasadas ejecutaron obras y las actuales no se quedaron atrás, porque están por construir proyectos, para entregar soluciones a los conductores.

“Lo que está haciendo la alcaldía es ir eliminando los puntos de descongestionamiento”, subrayó Rietti.

El jefe de Infraestructura, Roberto Zablah, manifestó que según estudios que ha realizado esta corporación, por este bulevar circulan cerca de 100 mil automotores a diario, quienes por lo general suelen dirigirse del centro capitalino, a la zona central de Comayagüela, como a los mercados, hacia el extremo sur de la capital y viceversa, de ahí a otras rutas que son aledañas a esta.

Una obra complementaria es la rotonda sobre el giro “Isis Obed Murillo”. Ambas ejecuciones tienen un valor de unos 60 millones de lempiras y serán entregadas en el último trimestre de este año.

Asimismo, los operarios municipales tienen cerradas algunas calles, entre ellas un retorno de intercambio del bulevar Fuerzas Armadas, para la ejecución del carril contrario del paso “Ricardo Álvarez”, bajo un costo de más de 15 millones.

En junio del año pasado fue habilitado el paso a desnivel superior de la colonia La Granja, de Comayagüela, frente al Instituto Hondureño del Seguro Social (IHSS), que requirió un presupuesto de 25 millones de lempiras.