Más incentivos para los call centers.

Tegucigalpa, Honduras.

El gobierno apuesta actualmente al crecimiento de los call centers y para ello lo ha incluido en la lista de los sectores exonerados del pago de impuesto a la venta (ya cuentan con los beneficios de la Ley de Zona Libre),con el fin de atraer la mayor cantidad de inversiones que impulsen el sector.

De acuerdo a las cifras de los maquiladores, los call centers genean unos 20,000 empleos, muy por debajo de los 75,000 hondureños bilingües.

“Existe la plataforma logística y las condiciones fiscales y sociales para que los call centers se conviertan en una importante fuente de empleo y mejores salarios”, ministro del Trabajo, Carlos Madero.

En Honduras operan 21 call centers o centros de contactos que reportan inversiones de apenas 62,628,751 lempiras.

El salario del sector, 450 dólares (9,900 lempiras) para un trabajador bilingüe, es similar al salario promedio de la maquila textil y de arneses para autos.

Algunos economistas opinan que el gobierno debe revisar los alcances de la Ley de Incentivos Fiscales para asegurar más empleo y mejores sueldos para la mano de obra calificada.

Plataforma y exoneraciones

Las 21 empresas que funcionan en Honduras en este sector ofrecen servicios de tercerización conocido como outsourcing, es decir la subcontratación de algunas tareas para una sociedad externa.

El país cuenta con uno de los principales centros de acopio de estos negocios en la región: el Altia Businnes Park, donde operan diez de los 12 call centers que funcionan en San Pedro Sula.

La mayoría de esas empresas son de origen norteamericano, dijo Kathia Yacamán, gerente corporativo de mercadeo de Grupo Karim’s.

Yacamán dijo que la infraestructura y la red de servicios agregados con que cuenta el país han presentado una nueva e interesante propuesta de negocios para inversionistas extranjeros, especialmente los del sector de BPO, KPO, Call Centers y Contact Centers, ITO y oficinas corporativas multinacionales.

“Empresas de todo el mundo han venido a invertir al parque y al país, por el cual Altia ha contribuido en gran manera a que Honduras esté ahora visible en el mapa de outsourcing”, apuntó.

Altia construye actualmente un nuevo centro de negocios en Tegucigalpa con una inversión que superará los 200 millones de dólares.

El año pasado se les excluyó en el pago de impuestos sobre utilidades y ahora se financiarán becas en una universidad privada, confondos de Infop y Conatel.

Según Carlos Madero, ministro del Trabajo, esta plataforma permite que los call centers se están convirtiendo en una fuente importante de empleo. Una de las modalidades de estos centros es que se emplean por hora.

Esa Secretaría de Estado solo registra unos 3,500 empleos directos en call centers, aunque los maquiladores reportan 20,000.

Empleo a jóvenes

Nora Turcios, directora de la División de Promoción de Inversiones y Exportaciones (Fide) en San Pedro Sula, considera que el saldo laboral es positivo y que son más de 10,000 empleos directos.

Los empleados de este sector son jóvenes entre 18 y 29 años, bilingües (español-inglés), en su mayoría estudiantes universitarios que devengan salarios que se mueven entre los 450 dólares (9,850 lempiras) y 650 dólares (14,286 lempiras), sueldo superior al salario mínimo hondureño.

Turcios dijo que este sector abre oportunidades que favorecen a personas que no tienen acceso a esas fuentes de trabajo, principalmente a jóvenes estudiantes a los que este tipo de empleos les permiten pagar sus estudios universitarios.

Además que una vez graduados, cuentan con una experiencia laboral acumulada que les permite crecer dentro de estos centros u obtener empleos en el área profesional sin tener barreras por falta de experiencia laboral.

Costo-beneficio

Liliana Castillo, presidenta del Colegio Hondureño de Economistas (CHE), opina que casi toda la inversión extranjera que ha venido al país tiene algún tipo de exoneración y la misma debe ser revisada.

“Porque deben de darse a aquellas actividades que generen empleo y que sean productivas para el país, porque la mayor parte de exoneraciones no lo son, no generan empleo”, apuntó.

Aunque en el país es muy difícil cuantificar el monto de empleo que generan los sectores exonerados porque “la información no está muy organizada”, se puede deducir “que las comidas rápidas no le generan al país una gran cantidad de empleos y que los call centers no generan mucho empleo tampoco. El que más genera empleo de los subsidiados es la maquila textil”, señaló.

Castillo estima que los sectores que generan poco empleo no deben ser exonerados a menos que tengan otro tipo de beneficio para la población.

La exoneración no asegura competitividad, señala la economista que advierte de los costos adicionales que hace el gobierno en capacitar a jóvenes por salarios similares a los de obreros sin estudios.

Un beneficio directo que traen los call centers parece venir por el flujo de llamadas internacionales.

Un empleado de call centers puede recibir unas 100 llamadas al día con un promedio de duración 6.40 minutos, es decir unos 128 dólares por día laboral.

Hondutel aplica una tarifa plena, en horas del día, que van de 20 a 24 centavos de dólar el minuto.

Según datos de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), que no maneja el tráfico de llamadas de estos negocios, las inversiones en este sector son bajas y en el año apenas superan los 62 millones de lempiras.

Por este motivo, algunos analistas fiscales concluyen que para justificar las pérdidas fiscales que suponen las exenciones a las zonas francas y empresas exportadoras, el Estado debiera de condicionar los privilegios fiscales a la generación de una cuota específica de empleos, dirigir la inversión hacia sectores económicos que se deseen fomentar y territorios donde sea conveniente instalar las empresas, e incluso imponer la adquisición de insumos en el territorio nacional, un requisito que es obligatorio en China y otros países.

Maquila textil lidera empleo

Unos de los sectores que rinde frutos es cuanto a exoneraciones es la maquila texil.

Este sector puede absorber personal con educación básica y el entramiento manual los ha convertido en un sector competitivo en Centroamérica.

Daniel Facussé, presidente de la Asociación Hondureña de Maquiladores (AHM), revela que el número de personal empleado asciende a 164,000.

Agrega que 144,000 están ocupados en la industria manufacturera textil y electrónica, mientras que los centros de llamadas o contact centers representan alrededor de 20,000 plazas.

Al compararse con 2013, la maquila textil y electrónica ha ampliado el número de puestos de trabajo en alrededor de 22,000 plazas.