La palma africana atrae a más compradores e inversionistas

El cultivo de palma africana en Honduras está atrayendo a más inversionistas y compradores, interesados especialmente en las técnicas agronómicas que permiten mayor productividad en las fincas.

Lo anterior fue confirmado por el productor de palma en el Valle de Sula, Mario Ramón López, al referir que organismos empresariales de varios países andan supervisando fincas hondureñas certificadas.

“Están llegando muchos inversionistas extranjeros, especialmente compradores de aceites refinados que impulsan la certificación en las fincas”, agregó López.

Un aspecto positivo, según la fuente, es el uso de menos químicos en las plantaciones de palma contribuyendo a la lucha contra el cambio climático mediante un cultivo sostenible con el ambiente.

Honduras fue el primer país de la región en el que se cultivó palma africana, este año las ventas al exterior de aceite dejarían a Honduras alrededor de 350 millones de dólares en divisas.

Del aceite crudo se producen desde manteca, aceite vegetal, margarina, jabones y biodiésel, entre otros. De los subproductos se genera energía eléctrica, abonos orgánicos y concentrados.

Los principales compradores de la producción de Honduras son Holanda y Alemania en el continente europeo, luego aparecen El Salvador y Guatemala en Centroamérica.

Exportadores reportan el ingreso de 160.6 millones de dólares, hasta el primer semestre del año, aumentando 32.5 millones respecto a lo reflejado al cierre del segundo trimestre de 2016.

Ha contribuido, el alza de 16.4 por ciento en el precio y de 7.7 por ciento en el volumen (13.5 millones de kilos). Ese resultado se explica por una mayor disponibilidad de la fruta, impulsada por la incorporación de hectáreas cultivadas en años anteriores.