Honduras con tecnología contra el cáncer

Los avances que ha tenido el Hospital San Felipe no solo son los cambios en infraestructura, también es en actualización en tratamientos de última generación contra enfermedades con alta mortalidad, como el cáncer.

Este centro de referencia nacional oncológico, ahora cuenta con un equipo de última tecnología para mejorar la calidad de vida de los pacientes que sufren algún tipo de cáncer, manifestó el subdirector, Heriberto Rodríguez.

El funcionario destacó que “tenemos el segundo equipo de braquiterapia que se encuentra en Latinoamérica que cuenta con esta tecnología, el resto de equipos que existen en el resto de países es anterior (generación), Costa Rica va adquirir también un equipo como el nuestro, en ese sentido vamos a la vanguardia en Honduras con la braquiterapia”.

La máquina que emitirá la radiación para el tratamiento de braquiterapia ya está en las instalaciones del hospital, en un área especial con todas las condiciones de bioseguridad adecuadas para su funcionamiento.

En aproximadamente menos de un mes comenzará a funcionar, ya que está en proceso de instalación, la que constará de una moderna mesa y un arco en “C”, además de la potente fuente radioactiva.

Para iniciar a beneficiar a los pacientes, al menos 10 diez mujeres serán las que se someterán para su tratamiento contra el cáncer de cuello de útero al día, ya que de los 135 pacientes que se atienden con radioterapia externa, el 60% son féminas con este tipo de afección.

La diferencia entre un tratamiento de radioterapia convencional y braquiterapia, es que esta última queda en contacto directo con el tumor o lesión canceroso por un lapso de dos a tres minutos, mientras que con la primera debe haber una distancia entre el equipo y el paciente.

Una sesión de braquiterapia en un centro privado (con tecnología menor a la adquisición del San Felipe) tiene un costo aproximado de mil dólares la sesión, con el nuevo equipo del hospital será completamente gratuito y el tratamiento se estima serán tres sesiones por paciente según el protocolo.

Este proyecto tiene un valor de al menos 20 millones de lempiras, como parte del convenio con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), quienes se encargaron de capacitar el personal y de instalar la fuente radioactiva en el equipo.

Con esta maquinaria también se podrán tratar cáncer de lengua, esófago, próstata, pulmones, paladar blando y paladar duro, entre otros, indicaron los radiólogos que estarán a cargo de este aparato.