En una cadena de amor Gustavito recibe a Messi y a Luis Suárez

Todos los días y en todo el mundo ocurren historias de tristeza y dolor, y muchas de ellas se transforman en enormes alegrías y muestras de grandeza gracias a actos de buenos hombres que contribuyen a que se multipliquen las buenas obras, la historia de hoy involucra a dos astros del fútbol, Messi y Suarez, personajes que hasta el momento son solo eslabones en una cadena de amor alrededor de Gustavito.

Gustavo Manzano Moncada es un niño hondureño de 10 años que vive en Barcelona y que fue diagnosticado con leucemia, ante la situación el “Grupo de Hondureños Solidarios en Barcelona” iniciaron una colecta para apoyarle en sus gastos médicos, grupo dentro del cual se encuentra un hondureño ejemplar llamado Julio César Tróchez quien además de contribuir con la causa se dio cuenta que Gustavito era seguidor de “El Choco Lozano” que juega en el Barcelona B, Tróchez sin pensarlo dos veces se comunicó con el jugador y le contó sobre la admiración que Gustavito tenía sobre él y le contó también que el niño utiliza una seña particular y es tocarse la cabeza en recuerdo del pelo que ya no tiene, la plática concluyó y días más tarde “El Choco” anotó un gol y de inmediato se tocó la cabeza, hasta el momento solo el Choco, Tróchez, Gustavito y su mamá supieron que el gol se lo había dedicado, acción que pronto el país entero lo sabría mediante nota realizada por Radio House.

Ya se pueden imaginar como se sintió Gustavito, que alegría pudo haber sentido al saber que había sido la persona en la cual su compatriota pensó al haber anotado el gol, un gesto bello de El Choco que quedó grabado en el corazón del niño y que pronto mereció el encuentro personal entre ambos.

Un par de meses pasaron de ese lindo momento para Gustavito y la vida siguió, tiempo en familia y también recibiendo sus tratamientos en el hospital, lo que no sabía era que el sueño de conocer a Messi y a Luis Suárez se iba a hacer realidad.