El corazón de la “barbie policía” ya tiene dueño

Tegucigalpa. El amor se mantiene “a flor de piel” entre la bella policía Viviana Martínez Alvarado y su novio, el subteniente de la Policía Militar, Darwin Chavarría, a quienes se les ha visto muy “romanticones” en las redes sociales, demostrando el cariño que se tienen.

Esta hermosa chica se hizo viral el año pasado porque ha cautivado a muchos hombres por su porte y belleza. Cuando anda en la calle brindando servicio a la población de Tocoa, Viviana roba miradas y genera comentarios entre la población por su físico y su estilo.

Debajo de ese nítido uniforme azul, que impone respeto, Viviana esconde la natural hermosura de una princesa. Ella es capaz de cautivar a cualquier ciudadano con su mirada tierna y su elegante figura, pero también tiene el carácter de someter a cualquier delincuente con su profesionalismo.

Es considerada una de las policías más bellas de Honduras. A diario arranca suspiros a su paso en el cumplimiento de su deber y hay quienes aseguran que más de un delincuente ha caído rendido a sus pies.

Durante los días de trabajo, la joven luce su indumentaria policial, pistola a la cintura: el pelo recogido y mantiene la seriedad que amerita su profesión.

Mientras que en sus días libres se transforma en una sexy dama, a la que le gusta salir a divertirse como toda joven y subir fotos de su belleza en las redes sociales.

Ahora esta jovencita, que fue bautizada como la “Barbie policía”, ya tiene reservado su corazón que palpita fuerte cada vez que mira a su príncipe Darwin.

Ambos comparten el mismo tipo de trabajo, que consiste en dar seguridad y poner el orden en las calles. Él también roba miradas y arranca suspiros entre las mujeres porque con esos ojitos claros enamora hasta a las “mujeres de piedra” como dice la canción de Los Temerarios.

Se acerca el Día del Amor y la Amistad y así como ellos hay muchas parejas que demuestran su amor en todo tiempo.

DATOS
La agente Viviana Martínez es policía de la escala básica, y originaria de Santa Rosa de Copán.
Estuvo asignada a la jefatura de Santa Bárbara y el año pasado fue trasladada a Tocoa, Colón.