Comunidades ya reciben beneficios del Canal Seco

La creación de la carretera que conectará el Atlántico con el Pací­fico del país, fue un sueño que por muchos años estuvieron espe­rando los hondureños. Ahora es­ta obra está a punto de convertir­se en realidad, pues el proyecto co­nocido como el Canal Seco mues­tra importantes avances y pronto será una realidad de la que muchas comunidades ya reciben beneficio.

Cuadrillas de la compañía bra­sileña Queiroz Galvao (Consorcio Goascorán), trabajan en la culmi­nación de la obra, con el objetivo de entregar el proyecto al gobierno del presidente Juan Orlando Her­nández para que lo inaugure a más tardar en el próximo mes de mayo.

El proyecto estaba programa­do para ser entregado en el mes de marzo, pero debido al cambio de clima en los últimos días, y las to­mas de carretera, retrasaron la en­trega.

Con una longitud de 396.61 kiló­metros, unirá a los puertos de Ama­pala y Henecán con el de Puerto Cortés, y viene a ser una obra em­blemática para el país, pues forma parte del Corredor Logístico que impulsa el presidente Hernández con la visión de colocar a Hondu­ras en la vanguardia de los nego­cios, el comercio y la inversión.

La inversión ronda cerca de los diez mil millones de lempiras y ha­brá generado siete mil empleos. La mayoría de los tramos ya están ha­bilitados.

El transportista de carga pesa­da, Cristian Medina, no oculta su entusiasmo por la pronta inaugu­ración de la obra. “El Canal Seco ya nos está beneficiando en tiem­po, en combustible, en nuestra eco­nomía y también en nuestra segu­ridad, porque es una carretera de primer nivel”, dice.

Los beneficios también se ven reflejados en repuestos y llantas, agrega.

“Yo, que circulo todos los días transportando carga, llego ahora más rápido a los lugares. Esto es una gran cosa para todos”, aporta Medina, quien se dedica a esa acti­vidad desde hace cinco años.