‘¿A caso los panaderos no hacen pan?’: Mauricio Oliva

El presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, declaró que es una atribución constitucional directa del Poder Legislativo, elegir a los magistrados del Tribunal Superior de Cuentas (TSC) y el mismo es indelegable.

Consideró que es ilógico que si los que eligen a los magistrados son políticos en el Congreso Nacional, se critique que el proceso está “politizado”, “¿A caso los panaderos no hacen pan?” se preguntó.

No obstante, aseguró que todo el proceso de selección es técnico, se desarrolla de manera transparente, con etapas de evaluación donde miembros de todos los partidos políticos se están asegurando que solo los mejores calificados para desarrollar la función de magistrados del TSC lleguen a la etapa de audiencias públicas y de ahí al pleno, donde serán los diputados los que votarán por los tres que consideren los más capacitados.

“La carta magna señala la separación de poderes y la complementariedad de los mismos o tenemos el mismo discurso o tenemos doble discurso, aquí todo mundo me acusa que el Presidente, Juan Orlando Hernández, manda en los tres poderes del Estado. Incluso algunos políticos que me acusan de ser mandadero del gobernante”, cuestionó Oliva.

Agregó que es por esa razón que la elección la va a realizar el Congreso Nacional y que cualquier opinión de entes nacionales o internacionales solo es un insumo más, y es ilustrativo para este Poder del Estado, pero no es mandato.

Indicó que se está a la espera del último listado de aspirantes a magistrados del TSC, y la comisión multipartidaria ya tiene una cronología de cómo hacer la evaluación, para ello se hizo el llamado desde el 22 de septiembre, con suficiente tiempo, por lo que el proceso ya tiene casi un mes y solo se espera el resultado de las evaluaciones.

Explicó que la formación de cuerpos integrados por tres personas es un mandato constitucional, sin embargo, una vez que la gente esté clasificada acorde a su evaluación, la decisión es política, “es como pedirles a los panaderos que no hagan pan, si por ser políticos estamos aquí y por ser electos por el pueblo”.

“Entonces que no vengan a darse baños de pureza o estigmatizar a los políticos ahora diciendo los van a elegir los políticos y le aseguro que las personas, aunque estén más validadas que cualquier otro hondureño, somos los que nos sometemos a cargos de elección popular, con voto directo y fotografía y por lo tanto esa potestad en la democracia representativa nos la ha dado el pueblo”, sentenció.

Señaló que si la Misión de Apoyo Contra la Corrección y la Impunidad en Honduras (MACCIH), está presionada por grupos de sociedad civil, el Congreso Nacional como representantes de la ciudadanía, están preocupados por tener la mejor elección posible de las personas con el más alto grado de idoneidad y que se dediquen a aplicar la ley.

“Me sorprendo cuando alguien dice que este proceso no es transparente, cuando ha habido autopropuestas, participación de diputados de todos los partidos en la elección, habrá audiencias públicas, se hará público, la hoja de vida de los preseleccionados y la votación se hará a la luz del día y transmitido por todos los canales de televisión, todo se hará con las puertas abiertas al escrutinio del pueblo”, enfatizó.

En cuanto a comentarios de la embajada de Estados Unidos, dijo “que no hay candidatos idóneos y que esa representación diplomática es una embajada que no legisla en el país, por ese motivo pueden opinar lo que quieran, pero este es un proceso abierto sin marginar a nadie”.