Zoológico “Rosy Walther”: Lo bello y salvaje del reino animal a minutos del centro capitalino

Por: Carolina Fuentes | Fotos: Henry Carbajal
A siete kilómetros del centro de Tegucigalpa, en el sector de El Picacho, en el Distrito Central, se ubica el zoológico “Rosy Walther”, un espacio natural que ofrece lo bello y salvaje del reino animal a más de 2,000 visitantes, cada semana.

El subdirector del zoológico, Javier Valenzuela, expresa que “tenemos aproximadamente 64 especies, de las cuales hay unos 450 animales”, como monos, venados, gavilanes, avestruz, león, jaguar, serpientes, ocelote, tigrillo, loras, guaras, mapaches, entre otros.

“En las instalaciones del zoológico encontramos una variedad de animales, desde aves, reptiles y mamíferos”, dice Valenzuela, mientras observa a unos seis monos cara blanca, pequeños, que se cuelgan de sus largos brazos, de una rama a otra, adentro de una jaula en la que pueden jugar con libertad.

¿Qué tan difícil es darle mantenimiento a un zoológico? El subdirector cuenta que “los animales requieren cuidados variados, todo depende de la especie, pero lo importante es que tengan su alimento, agua, medicinas, además de eso, darles un buen trato, los animales igual sienten, tienen sentimientos”.

Otro aspecto que, según Valenzuela, es importante en un zoológico, es la forma en que se maneja el espacio, pues cada recinto tiene características y una altura acorde con cada especie. Las jaulas se diseñan que los animales “tengan menos estrés, la mente despejada, que hagan ejercicio y que sean animales tranquilos, que no sean agresivos”.

“Los animales que requieren más espacio son los más grandes, como el león y el jaguar, que son animales que en la vida silvestre recorren grandes distancias, y que su dominio es bastante grande, los venados, las aves, pero dentro del zoológico se hace una serie de actividades con los animales”.

Los animales despiertan las sonrisas y ternura de los visitantes que se deslumbran con su vistoso pelaje y graciosos movimientos. Sin embargo, mantenerlos sanos y fuertes es todo un reto, pues implica una considerable inversión.

Los costos en alimentación “son bastantes grandes”, afirma Valenzuela. “Hay animales que consumen hasta 14 libras diarias de carne, el león, por ejemplo, los jaguares, consumen bastante carne, y el resto que come frutas, estamos hablando de un costo de 200,000 lempiras mensuales”.

El mantenimiento del Zoológico “Rosy Walther” depende de la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente. Sin embargo, también obtiene fondos con el cobro de las entradas, “tenemos un presupuesto, y en algunas ocasiones la empresa privada nos apoya y además de eso, la Fundación Antonio Nazer, que ayuda a gestionar fondos para poder salir adelante”.

Pese al intenso frío que en estos días se siente en El Picacho, nunca faltan los visitantes los días de semana, sin embargo, es el sábado y domingo cuando unas 2,000 personas.

¿Cuáles animales son los que “se roban el show” con el público?, se le consulta al subdirector, quien sonríe al asegurar que son los monos, “por todas las gracias que hacen ellos” y que les arrancan carcajadas a los niños.

Sin embargo, “el león es de los más asediados y de los más aplaudidos cuando ruge, y el tapir”.

Valenzuela cuenta que el animal más viejo del zoológico es el tapir llamado Bruno y que tiene como unos 18 años de estar allí.