Internacionales

Un coach catracho en el Inter USA

FLORIDA. Como muchos cipotes de nuestro país, Ricardo Alcerro aprendió a defenderse y se hizo astuto en las calles, jugando fútbol y corriendo en busca de refugio cuando uno de sus compañeros de andanzas había hecho una travesura. Aunque nunca lo había admitido, nos confiesa que la separación de sus padres le afectó toda la vida, pero tuvo la suerte de tener una abuela y un par de tíos que se ocuparon de él y le dieron los consejos oportunos para que no eligiera el camino equivocado.

Páginas